domingo, 25 de enero de 2009

TV para arbitrar en el Fútbol...ya

El fútbol entre chavales es un deporte, una distracción; entre profesionales es un negocio. Los primeros juegan con jerseys como porterías y con zapatos como botas sin tacos, en un parque de tierra, sin áreas, ni apenas normas y sin nadie que juzgue las jugadas, sino que se autorregulan. Cuando se caen en el parque se pasan una semana cojeando y con una brecha en la frente. Pero es eso: ocio y divertimento.

Lo que practican los profesionales nada tiene que ver y requiere de los mejores medios. Los profesionales son sometidos a mil y una pruebas para descartar que se les ha explotado un grano y tienen dietas específicas para no engordar.

Dicho todo esto, que es una obviedad de cajón, debemos considerar que, si esto es un negocio, tiene que tener las máximas garantías de limpieza y honestidad, pues hay mucho en juego. Pero al depender del factor humano de los juicios subjetivos de un árbitro, este negocio está vendido al mejor postor.

Los múltiples errores que se reproducen cada jornada dejan en evidencia la clarividencia de los "trencillas" españoles, que suelen fallar en favor de los llamados grandes y en perjuicio de los más modestos. Si esto fuera una liga regional, no tendría una repercusión tan descomunal, pero cuando nos referimos a la liga de oro, la primera división, hablamos de miles de millones de euros en juego.

En el fútbol americano hay múltiples jueces, algunos sitos en las gradas para enjuiciar con más perspectiva. Pero la verdadera revolución llegará a este juego cuando se introduzcan técnicas audiovisuales, léase la televisión, para juzgar con más criterio. El 4º arbitro o auxiliar con las funciones que tiene encomendadas actualmente no sirve para nada y sería digno candidato en un ERE de cualquier empresa, por eso hay que darle una verdadera actividad: seguir el partido por televisión, que para eso hoy día ya hay presencia de la televisión en todos los terrenos.

Mientras sigamos dependiendo del criterio de una persona fácilmente influible, será difícil que esto sea un negocio serio, sobre todo mientras sigan determinados irresponsables al frente de los organismos afectados, tanto nacionales como internacionales.

1 comentario:

alfonso dijo...

ESTOY MUY DE ACUERDO